Una buena lona te dará varios años de vida útil, pero es necesario darle limpieza y mantenimiento para garantizar que cumpla con tus necesidades. En bodega de Lonas te recomendamos lo siguiente:

  • Utiliza agua a presión para darle una limpieza previa a tu lona. Esto permitirá eliminar la mayor parte de la suciedad. Permite que seque totalmente antes de continuar.
  • Utiliza una fibra de cocina para limpiar manualmente la lona y, conforme avances, seca con un paño.
  • Si encuentras manchas difíciles de sacar, aplica más presión para levantar la mancha.
  • Cuando hayas limpiado manualmente toda tu lona, vuelve a utilizar agua a presión como paso final.
  • Es posible utilizar desengrasante para deshacerse de manchas provocadas por la grasa, pero jamás debes utilizar ningún tipo de solvente porque esto daña la película plástica que protege tu lona.

Recuerda que por ningún motivo debes doblar y almacenar tu lona con excesos de humedad porque esto ocasiona el crecimiento de microorganismos que afectan su estética y, eventualmente, su funcionalidad.